lunes 25 junio, 2018 - 5:09 am

  • Instagram
Ultimas noticias:

Vinos de alta gama para paladares muy exigentes

Las bodegas ofrecen botellas cuyos precios pueden superar los $ 20.000; varias opciones para coleccionistas y fanáticos de lo exclusivo
En los últimos años, el vino pasó de ser un clásico en la mesa de los argentinos a convertirse en una bebida exclusiva, que muchos reservan para ocasiones especiales, obsequian en algún cumpleaños o hasta consideran una valiosa pieza en su colección.

Esto siempre y cuando se trate de una variedad de alta gama. El tipo de uva y su origen, la bodega, el proceso de elaboración y la cosecha, así como la presentación son algunos de los detalles que hacen que una botella pueda superar los $ 1000 o que existan ediciones especiales por más de $ 20.000.

Finca La Anita es una de las bodegas que ofrecen vinos exclusivos destinados a quienes quieran pagar una buena suma de dinero a cambio de un producto de calidad. Dentro de su línea Varua, el cabernet sauvignon 2013, del que se produjeron 2500 botellas, se puede encontrar los varietales malbec y merlot. El costo por cada botella, cuyas uvas fueron seleccionadas a mano, es de $ 845. “Tiene sus fans en vinotecas de alta gama y en algunos restaurantes elegidos”, afirman desde la bodega. La variedad malbec se caracteriza por sus aromas terrosos y minerales. El merlot, en cambio, cuenta con notas frutales y con una acidez exacta, por lo que desde Finca La Anita definen a este vino color púrpura como “fuera de serie”.

Viña Cobos también ofrece vinos exclusivos para los entendidos en el tema, que no sólo se destacan por su calidad, sino también por su presentación. Por $ 1400 se puede adquirir una botella de Cobos Malbec 2011, del que sólo se produjeron 480 cajas. Se caracteriza por su color rojo con intensos tonos violetas, y por concentrar dejos de chocolate, dulce de leche, ciruela y fruta roja. En cambio, el Cobos Volturno 2011, del que también se produjeron 480 cajas, presenta un tono rubí con matices violetas, además de un aroma frutal y dulce. Esta variedad presenta dejos de frutos rojos y chocolate, y su valor es de $ 1700 pesos la botella.

Para los bebedores más exigentes, pero también amantes del arte, Viña Cobos ofrece una caja de Colección Vertical Bramare ideal para ellos. Se trata de una edición de la que sólo se elaboraron 55 cajas. La presentación cuenta con seis botellas, que homenajean a las cosechas 1999, 2003, 2004, 2006, 2007 y 2008 de Marchiori Malbec. Los vinos son presentados en una delicada caja de madera, que incluye un original del artista mendocino Alberto Thormann.

Rutini Apartado Gran Chardonnay 2013, de Bodega La Rural, es otra opción para los que quieran disfrutar de una buena copa de vino. Ideal para acompañar un plato de salmón rosado o un queso picante, este vino tiene notas de miel, coco y vainilla, además de un aroma a frutos tropicales. En un restaurante, una botella puede costar $ 728. En cambio, por $ 1170 los comensales podrán acompañar un chivito horneado, con una copa de Apartado Gran Malbec -también de Bodega La Rural-, que presenta notas de café y cacao, además de su aroma floral.

Por $ 1450, la bodega Luigi Bosca presenta Icono Luigi Bosca 2008, una opción que recuerda a frutos negros, ciruelas maduras, cassis y moras. De éste, se produjeron 5831 botellas y es ideal para acompañar pastas y cordero.

Otros paladares exigentes eligen de la Viña Alicia la Colección de Familia de Brote Negro Malbec 2010, de la que se elaboraron sólo 1500 botellas. Este vino, que en la bodega definen como una “rareza natural”, se caracteriza por su color púrpura oscuro y su aroma a frutas secas. Con sabor a ciruela damascena, violetas, regaliz, frambuesa y toques de vainilla, esta variedad se vende a $ 900. Una opción un poco más económica es la Colección de Familia Cuarzo 2008, de la que se produjeron 2000 botellas, con un valor de $ 700 cada una. Se trata de un vino color granate con aroma a trufas y terroso.

La bodega Alta Vista también ofrece una opción para los amantes del buen beber, y es el Alta Vista Alto 2009. Se trata de un vino color rubí profundo, con aroma a especias, frutos rojos y chocolate. Una botella de esta edición, que obtuvo 95 puntos dentro de la escala de 100 de la revista americana The Wine Advocate, ronda los $ 750.

Evidentemente, para aquellos que perciben al vino como la valiosa pieza de una colección, los precios no tienen techo. Y esto se evidenció esta semana, cuando se subastaron vinos de alta gama en la casa de subastas Saráchaga. Allí, los coleccionistas pagaron desde $ 5000 hasta $ 21.000 por botellas de vinos de alta gama nacionales, franceses y húngaros..
Por Déborah de Urieta | Para LA NACION

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados