jueves 23 noviembre, 2017 - 8:36 am

  • Instagram
Ultimas noticias:

Santa Julia Tardío: las mejores combinaciones

El Santa Julia Tardío es ya un clásico dentro de la oferta de vinos dulces argentinos. Elaborado en base a Torrontés, nuestra variedad blanca emblemática, lleva más de una década en el mercado local e internacional.

Este vino se elabora a partir de uvas cosechadas tardíamente y que por lo tanto, tienen una concentración de azúcar más alta que la habitual. La fermentación del vino se interrumpe mediante frío para mantener un azúcar residual natural que ronda los 120 gramos por litro.
El resultado es un vino dulce, pero con gran frescura debido a su acidez y un grado alcohólico moderado.

Por eso, Santa Julia Tardío es un vino que se puede tomar solo sin dudas, pero explorar las diversas posibilidades de combinación con platos puede tornarse un ejercicio fascinante.
Su dulzor lo hace ideal para combinar con postres, sobre todo aquellos preparados con frutas blancas o cítricas: una tarta de peras, un lemon pie, una mousse de maracuyá o un crumble de manzanas armonizan con los aromas frutados del vino y no son excesivamente empalagosos, así que la sensación de frescura en boca queda garantizada.

Por otra parte, el Santa Julia Tardío presenta una textura untuosa en boca, propia de los vinos con gran contenido de azúcar residual. Buscar esa misma textura en el maridaje es una buena opción. Por supuesto, no hay que olvidar que el vino es dulce. Entonces: Dulzor + Cremosidad es un combo ganador: cheese cake, flan de vainilla, masas finas, mousse de chocolate blanco son algunos ejemplos de buenas combinaciones con el Tardío.

Todos estos maridajes están pensados con el criterio de la armonía. Pero existe una combinación muy clásica, tradicional y a la vez imbatible que se basa en el criterio del contraste. Estamos hablando de acompañar Santa Julia Tardío con queso azul. Puede sonar raro si nunca antes se ha probado, pero es un camino de ida. El dulzor del vino suaviza el impacto salado del queso a la vez que la textura cremosa de ambos hace que se fundan en el paladar, entregando una de las mejores experiencias de maridaje. Con el mismo criterio, también se puede combinar magistralmente este vino con quesos tipo brie o camembert. Pero atención: lo ideal es que el grado de maduración de los mismos debe estar bastante avanzado para que funcione.

¡Es cuestión de animarse, probar y encontrar más combinaciones!

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados