jueves 23 noviembre, 2017 - 8:39 am

  • Instagram
Ultimas noticias:

Las noticias también necesitan un Decanter

Luego de que trascendieran algunos tópicos polémicos de la publicación, algunas reflexiones.

Por Pablo Pérez Delgado

En los últimos días este reconocido magazine fue protagonista de una polémica que involucra a los vinos argentinos. El número de octubre pone en portada con gran tipografía “Spotlight on South America” (El foco en Sudamérica).
Entre otras cosas, se publica un Top 10 de productores de vinos, donde el MW Tim Atkin revela su selección del talento de vinificación “más emocionante de Sudamérica”. Allí están Sebastián Zuccardi, David Bonomi, Alejandro Vigil, Matías Riccitelli y Alejandro “El Colo” Sejanovich. Todos y cada uno reconocidos por sus grandes trabajos como viticultores, innovadores y referentes de la nueva generacion del vino argentino.
Hasta aquí, grandes referencias de alguien que hace 25 años viaja a la Argentina y conoce al dedillo los terruños y la evolución del vino de nuestro país.

Los tironeos

Punto uno: Alejandro Iglesias recibió el pedido de Decanter para escribir un artículo sobre los Malbec hechos en Chile. En su artículo deja claro que desde el otro lado de la cordillera consideran un gran éxito argentino haber apostado a esta variedad y luego de mucho tiempo, decidieron “colgarse” de esos sarmientos y probar suerte con algo probado. Nadie puede poner en duda que el Malbec es y será marca registrada de la Argentina. Por decisión editorial se decidió publicar estos “Iglesias’ Picks” en una página, en donde el comunicador también agregó malbecs de estas tierras para mostrar las novedades. Pero el pedido original, tal como se dijo anteriormente, era otro. Hay quienes han visto animadversión u “oscuras intenciones” en la página 54 de la edición impresa Octubre de Decanter, algo que debemos descartar.

Punto dos: En la página 104 se publican resultados de vinos con problemas y por ende con bajos puntajes. Aquí saltaron los tapones de varios viticultores. En el mundo del vino no es improbable que algunas muestras tengan problemas. Pero eso no significa que esas etiquetas sean puestas en un rincón con orejas de burro y en penitencia, es algo que puede suceder y a lo que volveremos más adelante. La cata se realizó a ciegas y los tres especialistas, Phil Crozier, Paz Levinson y Patricio Tapia, dejaron sus anotaciones. No sucede en general que se publiquen las opiniones de los catadores y menos aún los vinos que resultaron con defectos. Sin embargo, es política de Decanter publicar todos y cada uno de los puntajes según lo confirmó a Estrategias&Mercados Patricio Tapia desde Santiago de Chile. Hacer vinos no es una ciencia exacta ni el resultado de una fórmula como la que puede usarse para producir una gaseosa. Por eso, en otras publicaciones, quienes no vean sus vinos puntuados, ya intuyen lo que puede haber sucedido. El mensaje llega a quien debe llegar sin necesidad de hacerlo por escrito. Son estilos y decisiones editoriales.
Las especulaciones estuvieron a la orden del día y utilizando un lugar común, estalló Twitter con fuego cruzado sobre los firmantes de la cata. Hay quienes lo adjudican a un desmanejo editorial de la revista Decanter, que hace poco tuvo un cambio en las esferas más altas. Vale preguntarse además si la propia publicación provoca sin quererlo un boicot y quiere “taparse con diarios” vaciándose de posibles anunciantes al publicar malos puntajes. Pero todas las especulaciones caen porque, como dijimos anteriormente, Decanter decide publicar todos y cada uno de los puntajes. El propio Tapia reconoció que tal vez deberían haber pedido nuevas botellas en algunos casos, pero el tiempo era escaso para la cata a ciegas y sobre 99 vinos de Altamira y Gualtallary. El creador de “Descorchados” reconoció que le llamaron la atención algunas botellas pero eso no desacredita a los vinos. Puede pasar. Es más, calificó la cata con Phil y Paz como “maravillosa” por la calidad y los resultados. Entonces, ¿hay “conspiranoia”? Es poco creíble pensar que cualquiera de los nombrados en este artículo patee en contra de la Argentina. Está demostrado con creces que más allá de las simpatías o antipatías que generen los personajes de esta novela, todos juegan en el campo del vino argentino, de una u otra manera. Patricio Tapia sabe que despierta amores y odios, pero no se lo puede calificar de antiargentino. Incluso ríe cuando hablan de una “mano negra”. Defiende a capa y espada a sus compañeros de trío. Por ahora el tema queda (esperemos) dentro de las fronteras propias. No alimentemos a las fieras.

Punto tres: Surge de todo lo expuesto ¿Qué argentino comunica el vino argentino fuera del país con una determinada contiuidad? Los periodistas ¿sabemos lo suficiente de vinos para darlos a conocer? Nos faltan, entre otras cosas, elementos técnicos, geográficos, de zonas, históricos y seguramente, menos escritorio. Los sommeliers ¿conocen el oficio y las razones editoriales de uno u otro medio? Hay pautas periodisticas y comerciales en los medios tradicionales, no se puede ser ingenuo. Entonces cabe preguntarse si hay una decisión de la industria del vino argentino de contribuir a la formación de profesionales de encarar la comunicación del producto. Por ahora hay intentos personales, pero no institucionales, para que esto suceda. Manos a la obra. Nunca es tarde, pero cuánto antes mejor.

 


Si querés conocer más sobre Phil Crozier

http://www.the-buyer.net/people/gauchos-phil-crozier-on-inspiring-people-about-wines-from-argentina/

Si querés conocer más sobre Paz Levinson

https://pazlevinson.com/

Si querés conocer más sobre Patricio Tapia

https://es.wikipedia.org/wiki/Patricio_Tapia 

Si querés conocer más sobre Alejandro Iglesias

http://www.vinomanos.com/author/alejandroiglesias/

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados