sábado 21 julio, 2018 - 11:51 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Bodega O.Fournier cambia de manos

El sueño se terminó. Aquella historia de amor por el vino argentino tal vez siga de otra manera. José Manuel y Natalia Ortega Fournier vendieron la Bodega de San Carlos.

En la alguna vez polvorienta calle Los Indios, en La Consulta, está la entrada que lleva a la “nave espacial” que desde el jueves 1 de marzo quedó en manos de los Agostino. Es una finca de 263 hectáreas a 105 kilómetros de la ciudad de Mendoza.

El emprendimiento arrancó en el año 2000 con la compra de la finca y a partir de allí la construcción de un bellísimo edificio por parte del estudio Bórmida & Yanzón con una inversión inicial de 8 millones de dólares.

 

Nadia Harón en una clase de cocina en el restorán Urban

Mucho vino pasó por esos lagares, muchos premios, reconocientos internacionales y un restorán que tuvo en Nadia Harón a su mejor mentora. La bioquímica que se reinventó para dar
lugar a una excelente cocinera que luego haría carrera en Mendoza y distintos lugares de la Argentina y el mundo con sus exquisitos platos.

Ahora será el turno de los hermanos Agostino, que vivieron su niñez en Mendoza antes de instalarse con su familia en Canadá en los años ‘60. En 2003 volvieron a la provincia y lograron inaugurar su proyecto en el año 2005.

Deberán poner en valor parte de las tierras y renovar la fuerza de las vides que hoy están débiles.

 

 

José Spisso

En O Founier continuará el equipo comandado por el énologo José Spisso. También habrá aportes de José Pepe Gómez, quien desde hace años lleva las riendas de los productos de Agostino.

Seguirá el programa Wine Partners (inversores) con los loteos y venta de pequeñas fincas dentro de Fournier y continúa latente la idea de contruir un hotel, no con aquel tamaño del proyectado, pero si con la mente puesta en la necesidad de un alojamiento de gran nivel en la zona.

El acuerdo con Finca Agostino no incluye los emprendimientos de Chile (Maule) y España (Ribera del Duero).

Los parientes de Don Heraclio Fournier (el de los naipes) cambiaron alguna vez palos de baraja por cepas. Ahora las cartas están en otras manos y las cartas volverán al verde paño de la mesa del vino.

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados