jueves 5 diciembre, 2019 - 10:33 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Alejandro Vigil, el emprendedor empedernido: «Los cambios reales se hacen en el entorno»

Una charla franca. Sin vueltas. Definiciones de un número uno que se viste con remera negra y bermuda camuflada para no perder tiempo. El tipo que sacó 200 puntos Parker. «Chauvinista» de Mendoza. Su amor por el INTA. EL rock argentino. La importancia del turismo para la provincia. Cómo se mejora la cadena de comercialización. Un paseo por un emprendedor empedernido.

Texto y fotos: Pablo Pérez Delgado

La industria vitivinícola

«Hay que dar vuelta un proceso que está bastante complicado. Es una tendencia mundial y se refleja en el mercado interno argentino, se está destrozando y no se cómo vamos a hacer para revertirlo. Pensaba sobre los modelos que están en crecimiento y el trabajo que tenemos que hacer en dos o tres sentidos a la vez. Promocionar el consumo como todos hablan, seguir con esto de las puntuaciones, de las redes sociales, que es otro tipo de promoción, casi gratis. Y después estamos frente a una situación de crear productos que sean fáciles de entender y así entrar a los mercados. Hay que ver la vitivinicultura diaria de los productores, la más golpeada y darnos cuenta que hay que cambiar de una buena vez, después de años de ir hacia abajo. Son tendencias mundiales, repito. El único que crece es EEUU, en cambio viejos productores están en una situación similar a la de Argentina, como España, Italia y Francia. En este contexto de ahora hay cosas que son bastante más complicadas todavía para vinos baratos o para ser competitivos. Odio la palabra inflación, pero los costos internos son tremendos. La pérdida de competitividad a través de impuestos y otros tipos de gravámenes restrictivos que tenemos nos pone en situaciones muy complicadas. En un país donde hemos devaluado lo que hemos devaluado podríamos ser competitivos con los vinos a granel y eso no está sucediendo, al contrario. Tenemos productos por encima de lo que puedo ofrecer España, gran vendedor de graneles. Tenemos que trabajar realmente en la economía regional. Si bien yo siento que la Mendoza está trabajando muy bien en ciertos aspectos, necesitamos un empujoncito a nivel nacional.»

El INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria)

«Es un lugar por el que tengo un aprecio enorme. Fue mi primera gran escuela. Tengo grandes amigos trabajando allí. Hay una materia pendiente de retomar proyectos. A través del Catena Institute (un área de la empresa que trabaja en la investigación del terruño argentino, liderado por Laura Catena y Fernando Buscema) estamos haciendo convenios y cosas, así que indirectamente estamos trabajando. El INTA es una institución modelo en el país, una de las grandes instituciones que no podemos dejar que se caiga. La actividad privada está dispuesta a invertir en desarrollo e investigación. Y eso hay que tenerlo en cuenta para que sea un lugar que le interese a ambas partes. Hay que preservar nuestra viticultura de acá a 100 años. Es necesario pensar en la sustentabilidad desde el punto de vista económico. Estamos frente a un 2018 que fue realmente desalentador, pero siempre mi forma de ver las cosas es hacia adelante y es trabajo, pero no solamente trabajo sino que es pensar mucho como vamos a diagramar la viticultura de todos los días.»

El rock argento

«Alguna vez fui «plomo» (el que carga los equipos) de un grupo que armaron integrantes de «Dos minutos», «Los Brujos» y «Peligrosos Gorriones». Fue cuando se produjo la explosión del «nuevo rock argentino». Salí de gira por el país. Recuerdo un recital de «La Renga» en el viejo estadio Pacífico donde había 50 personas. Hoy llenan estadios, pero igual les cuesta conseguir lugares para tocar. Tenemos un movimiento increíble. Yo no conozco otras similares en el mundo. Gracias a Charly García, que no puso en otro nivel. Soda Stereo, Los Enanitos Verdes. Hablamos el otro día con Felipe Staiti (Guitarra de los Enanos) y ni siquiera él puede creer lo que ocurre con la banda (hoy giran por toda América con «Los Hombres G» en el tour Huevos Revueltos)»

El Indio Solari

«Lo conozco por su música y el a mí por los vinos. Hay ciertas cosas que él ha cambiado en cuanto al manejo de sus conciertos. Creo que en lugar de una «misa» (show), debería hacer cinco o seis al año. Tener entre 300 mil y 400 mil personas es casi inmanejable. Más allá de todo, Solari es en sí mismo un hito. Tenemos una relación de casi 30 años. Se dio así la amistad, a través de la música y el vino. Un tipo muy agradable el Indio Solari. Intelectual. De la nueva izquierda argentina (risas). Vivimos muy bien y queremos repartirlo todo hasta que hay que repartir lo nuestro y es una discusión linda que siempre se da con él. Son personas que tenemos que rescatar más allá de lo que ocurrió en su último recital. Es gente que hace a la cultura argentina.

Viñedo… Las Pelotas

«Germán Daffunchio (líder del grupo) tiene 6 hectáreas en Nono (Provincia de Córdoba) y quiere plantar vides. Algún día, cuando esté más tranquilo me dedicaré a ese tipo de cosas. Es una materia pendiente para mí hacer un proyecto en esa provincia Argentina.

Tomar y probar es trabajo

«Un día intenso implica probar 200 o 300 muestras. Recordaba con Bernardo Bossi (enólogo de Los Toneles y Vinos de Potrero) las rondas en Catena de tanques y barricas. Clasificábamos 700 muestras. Uno cambia y ahora no lo haría (ríe). La mañana es un buen horario para probar vinos: tenemos el paladar en Cero».

La política

«Me encanta, pero no me metería porque no tengo tiempo. Incluso me falta estar más en Bodegas de Argentina o la Unión Vitivinícola Argentina. Es una materia pendiente. Quiero colaborar. Hay que hacer cambios reales en el entorno y eso lo hacemos con los proyectos que tenemos con mi esposa, María Sance.

Los proyectos

«Seguimos generando laburo. Hoy tenemos más de 170 empleados. Un número que me asusta. Ampliaremos locales y abriremos nuevos. Siempre hay iniciativas en carpeta. Pronto llega una máquina para elaborar aceite de oliva.»

La cadena de comercialización del vino

«Cómo hacemos para vender cambiando la lógica de la distribución. Me pone muy nervioso pensar la cantidad de dinero que queda en la cadena, desde que sale de la bodega hasta la góndola. Aparecen los supermercados chinos, las promociones 2 x 1, 4 x 2, y para que la ganancia quede en el lugar donde se produce es que pensamos en el restorán. Y muy importante también entender que si bien tenemos una caída muy fuerte en el consumo, también hemos generado una cosa muy importante para la provincia que es el turismo.»

Turismo enogastronómico

«Pensemos hace 20 años si alguien desde Estados Unidos, de Chicago, iba a tomar un avión para venir a Mendoza y probar vinos o comer en un restorán mendocino. O que vinieran desde San Pablo. Y hoy tenemos muchísimo de eso. Hay una parte muy mala en la pérdida, que es el día a día, pero está la que tenemos que también potenciar, explotar. Si seguimos trabajando de esta forma y con la conectividad aérea que ahora existe, el turismo se va a convertir en la actividad número uno y es por el vino. Nosotros buscamos cómo hacer para que en vez de venderlo al 20, 25, 30% en la bodega a lo que va a salir en góndola en Estados Unidos quede todo eso en la provincia. Pensá que se lo vendo a un importador, el importador a un distribuidor, el distribuidor a un negocio y ahí recién llega al consumidor. Toda esa cadena de dólares y pesos queda en ese país. Cuando yo vendo una botella en este restorancito, en Chachingo (Maipú, Mendoza) queda todo acá y generalmente los productores hacemos cosas. No nos quedamos con ese dinero en el banco y en la «bicicleta» de la renta financiera. Invertimos con un objetivo. Cambiamos postes, ponemos una línea, reparamos una máquina, compramos un tanque.»

¿Vino vs. Cerveza?

«No. Es una falsa dicotomía. Hay un error muy grande. Estamos equivocados cuando le echamos la culpa solo al precio. La cerveza no es barata. No va por el valor, sino como lo posicionamos frente al consumidor. La pulseada la perdimos a los comienzos de los años 90 cuando la gente esperaba la publicidad del Mundial de Fútbol. A lo mejor por ignorancia y no por no querer hacer nada. En los últimos 5 o 6 años el vino perdió frente a las aguas saborizadas al mediodía. Fijate como va el mundo. En EEUU vi una publicidad de cerveza en la TV que hablaba de terroir (terruño), de bouquet y por suerte se van a equivocar. Nosotros tenemos que salir por donde ellos entran. Me dio mucha alegría verlo. Qué ellos se equivoquen. Tenemos que facilitar el mensaje. De todas maneras no creo en el «tomalo como quieras». Hay que decir lo que es: una bebida saludable, hecha por gente en su tierra, y que cuando bebe, toma lo que es una zona vitivinícola. Hay que buscarle la vuelta. Ya hay gente como Lucas Niven (enólogo de Pala Corazón) que vende vino tirado. Tenemos que volver a la cotidianeidad del vino. Empecemos desde Mendoza a ver que se hace. Estudiemos la manera de dar vuelta las cosas y metamos a la gente en el mundo del vino. Todo lo que se pueda hacer en función del vino como imagen suma, pero son tiros y hay que apuntar mejor. La solución va a nacer del gremio y del trabajo conjunto que se hace en las bodegas.»

Lugares

«Disfruto de mi casa, mi familia y mis amigos. No me gusta tomar aviones. Si tengo que elegir otros países, opto por España y Francia. Me encanta la Borgoña. Jura en Francia. Côtes-du-Rhône (Colinas del Ródano) o Côte-Rôtie. Son los lugares para visitar y aprender. Son los vinos que miro.»

Vino para brindar

«Cualquier malbec argentino. Sobre todo por agradecimiento. Por lo que hizo esta cepa por la vitivinicultura argentina. Nos puso en el mundo y es nuestra bandera.»

El Enemigo

«El proyecto comenzó formalmente en 2006 y existe gracias a la generosidad de Nicolás Catena y su familia. No conozco otras bodegas que tengan cosas similares como esta donde existan el proyecto personal y el empresario sin que se generen problemas. Aquí coexisten maravillosamente.»

Los mercados

«China es un mercado abierto y se vende un buen volumen de vino. Hay que trabajar en materia arancelaria y estamos complicados frente a nuestros competidores directos, como Chile. Trabajo inteligente y serio sobre la estructura de costos. Le pido al gobierno nacional que se ponga con los embajadores, los cónsules, incluso en América Latina. Nos aplica un impuesto a la exportación. Necesitamos poder poner el vino en Perú, o un mercado emergente como México, en donde se puede hacer algo fantástico».

Cosecha 2019

«No se dónde vamos a meter la uva. Hay más de la que necesitamos. Siempre es mucho cuando sobra. Un productor no puede pagar los costos de la hectárea. Las tasas son muy elevadas.»

Varieté

«Me divierte hacer vino. Lloro de alegría por las emociones familiares. Nunca tuve un plan B. El vino fue la única opción. Miro películas, porque me duermo mirando series. Mi libro es «Historias de cronopios y de famas» de Julio Cortázar (1962). Ahora releo la historia argentina buscando el por qué. Si alguien se acerca con buena energía pasará lo que tenga que pasar. No me preocupo si llegan por conveniencia. Todo decanta. Nunca pienso en la ropa para no perder tiempo. Cambio de «uniformes» con los años. Soy chauvinista con Mendoza. Orgulloso de ser menduco».

La familia

«Mis padres no eran viticultores. Mi abuelo materno lo era. Mi primer hijo me cambió la vida. Me calmó. Todavía no lo puedo creer. Es mirar al largo plazo. Trato de no imponerle el mandato a mis chicos, pero viven y respiran vino todo el día.»

La esposa: María Sance

«Es un renacimiento. Nos reinventamos buscando la felicidad. María me ajustó y me llevó a un lugar que yo no sabía que existía. Todos los días nos encontramos en el desayuno aunque estemos peleados. Y ese momento cambia todo».

 

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados