viernes 6 diciembre, 2019 - 7:57 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Los glaciares mendocinos perdieron 30 centímetros por año

Los datos corresponden al Instituto Argentino de Nivología y Glaciología y Ciencias Ambientales, en el periodo 2009 – 2017.

La escasez de agua en Mendoza ya se considera una constante. Desde el 2017, Irrigación desplazó el término «emergencia hídrica» para comenzar a llamarlo «crisis» y comenzar a elaborar medidas de adaptación. Este invierno, el panorama es aún más negativo por la falta de precipitaciones níveas en alta montaña.

Rubén Villodas, secretario de Gestión Hídrica del Departamento de Irrigacion, alertó  que en la cuenca del Río Mendoza las mediciones son preocupantes, ya que la acumulación de nieve sólo ha llegado a cubrir el 10% del promedio histórico hasta el 22 de agosto.

La cuenca del río Tunuyán también registra, por el momento, valores por debajo de los históricos. En tanto, las de los ríos Diamante y Atuel son las que están en mejores condiciones y esto representa solo un tercio del nivel histórico de los últimos años.

Con la temporada invernal ya en retirada, las perspectivas no son positivas. «Estamos preocupados», dijo Villodas durante una entrevista realizada en el programa Conexión Agro de Radio Nihuil.

Varios organismos alertan sobre la importancia en el buen uso de este recurso ya que, debido a la poca cantidad de nieve el problema radica en la utilización de «las reservas» glaciares.

Mariano Masiokas, investigador del Instituto de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales, dependiente del Conicet, señaló que en el periodo comprendido entre 2009 y 2017, los glaciares de la cuenca del río Mendoza retrocedieron en promedio 30 centímetros por año.

«El último periodo seco inició en 2010, venimos observando una tasa de retroceso mucho más fuerte que los anteriores. Es bastante preocupante porque se trata de un cambio muy fuerte en el balance de masa de los glaciares»

El especialista aclaró que es muy difícil que los glaciares desaparezcan en los próximos 10 años pero pueden sufrir un importante retroceso hacia las partes más altas.

La importancia del desarrollo de los glaciares en Mendoza no es menor ya que en la zona central de la Cordillera de los Andes, la dependencia hacia estas reservasr es muy grande. Así lo explicó el geofísico Guillermo Corona en el informe elaborado por Conexión Agro de Radio Nihuil.

«La cordillera se puede dividir en tres sectores que se diferencian por el alto y ancho del cordón. De estas características depende la cantidad de humedad que llega desde el Pacífico. En el norte, hablamos de zona ancha y alta. Por lo tanto los ríos ganan volumen gracias a las precipitaciones en el llano. En el centro, no es ancha pero sí  alta y con muchos glaciares. Por eso tenemos ríos que vienen cargados desde la altura y esto nos permite que los valles sean productivos. Ya en el Sur, la montaña baja drásticamente su altura y eso permite el paso de humedad por lo que tenemos todo muy verde», detalló.

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados