jueves 5 diciembre, 2019 - 9:32 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Las cartas en la mesa

Por Pablo Pérez Delgado y Marcelo Bustos Herrera

Ya tenemos gobernador y vice y decidimos reflexionar sobre lo que vendrá. El gobernador saliente Alfredo Cornejo siempre hizo gala de la austeridad de su administración y de terminar con los gastos improductivos de la política. No podemos estar más de acuerdo con eso. Así como criticamos muchas veces determinadas acciones del Estado que nos parecieron improductivas y lo dijimos, también destacamos esas acciones. De eso se trata la política y no de mensajes por las redes sociales con funcionarios protagonizando selfies. De ahí el despegue notable, sobre todo en los últimos meses, de la gestión nacional de Mauricio Macri. Y se reflejó en las urnas. Sin embargo,  quedan en el partido gobernante viejas mañas e internas que despuntan cada tanto y asoman como el conejo desde su madriguera.

Se habla de generar competitividad, la posibilidad de darle al privado todas las alternativas como para que sea él quien genere riqueza, trabajo, con una macroeconomía estable, que obviamente no depende de una administración local.

Políticas para que baje la inflación, previsibilidad, estabilidad. Es lo urgente y el propio gobernador electo así nos lo definió en Radio Nihuil.

Ahora bien, el Estado debe bajar los costos de la política, ordenar para atraer inversiones. El vicegobernador electo Mario Abed compró una bodega en Junín hace varios años para dar una mano a los productores en problemas. ¿Está mal ayudar? No.  El problema es cómo. Se pidió a si mismo 20 millones, 6 millones de pesos en préstamo y 14 millones de subsidio,  al parecer no reembolsable. Aun no se sabe si ese dinero volverá a la comuna, ya que lo aportaron todos los habitantes del municipio y no todos son pequeños productores o pequeños bodegueros.

Lo mismo hizo el reelecto intendente de Rivadavia, Miguel Ronco, que le entregó otros 20 millones de ayuda a la Bodega Raíces de Junín. Concejales de la oposición de esa comuna pidieron explicaciones en Marzo y aún esperan. Hicieron una presentación en la Oficina de Ética Pública de la Fiscalía de Estado. Al menos suena desprolijo que un intendente se pida plata a si mismo y se la otorgue sin más porque es jefe comunal y presidente de la bodega.

Sabemos que Raíces logro una importante exportación de mosto y en dólares (2,5 millones de litros a Sudáfrica y a Estados Unidos por U$S 0,166 por litro). Una buena noticia para el alicaído sector del este Mendocino. Ahora, ¿Por qué no rendir cuentas y dejar claro cómo se usa ese dinero público y si tiene retorno para la comunidad?

El electo mandatario Rodolfo Suárez dice que las operaciones de ese estilo, forman parte de una política departamental que no va a convertirse en un caso provincial. Que es paliativa y que lo natural es que lo haga el sector privado. Palabras del gobernador electo. Ayudas en momentos complicados y para sostener la tan mentada ruralidad para evitar que las ciudades colapsen.

La existencia de cualquier actividad productiva en la provincia debe estar supeditada y condicionada al esfuerzo de cambio. A la adaptación a los mercados, muy atentos a lo que demanda hoy el consumidor que cada vez se evidencia más informado y exigente. Por eso, hacer lo mismo que en el pasado y en las condiciones de siempre, es caminar hacia la extinción. O a la asistencia permanente de un Estado Protector, con altísimo costo a la comunidad y con el efecto de solo alargar la agonía de los más débiles.

Como lo muestran varios fracasos en la historia reciente de la provincia, todos estos esfuerzos financieros carecerán de sentido si no se consigue evitar que esos recursos se esfumen en su utilización política o en un destino efímero de asistencialismo sin pretensiones, ni condiciones.

Los productores solitarios, sin información, repitiendo las recetas del pasado y sin formas de integración a la cadena de valor de su actividad, son la historia viviente de un final anunciado.

Volviendo a la austeridad. Transparencia para que al ciudadano le queden las cosas claras. El propio gobernador electo Suárez propone que el nuevo Banco de Mendoza, si se crea, sea virtual, sin sedes, sin grandes estructuras ni empleados, en definitiva, moderno. Ahí estaremos para avalar una herramienta financiera actual.

Se contrapone, y volvemos al fuego cruzado del radicalismo, con un proyecto que apunta todos los cañones a la COVIAR y al Fondo vitivinícola como responsables de la crisis de la baja del consumo y de no haber cumplido las metas del PEVI 2020. Desconocer la realidad mundial no es muy sano. El consumo interno cayó en todo el planeta, y sobre todo en los países productores (un claro ejemplo es España). Tampoco tenemos una venda en los ojos. No desconocemos que las superestructuras se anquilosan, no se renuevan y terminan superpobladas de costos innecesarios. La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) debe renovarse y revisar su funcionamiento y objetivos. Pero no a costa de armar por ley un Comité Técnico Científico de Investigación Vitivinícola y desarticular lo existente para que explique lo que ya muchos saben dentro y fuera del sector. Se pretende crear un organismo con más funcionarios, más sueldos, más gastos, más empleados y hasta mobiliario. ¿Por qué no pedir ayuda al Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) por ejemplo?  Una entidad ahora sobredimensionada, que cobra y mucho por cada trámite que se realiza, y que está colmada de buenos profesionales en todo el país que pueden aportar. Existe el INTA también, que realiza (a veces en demasiado silencio) una tarea pocas veces difundida y fundamental para el desarrollo del agro argentino. Entonces, basta de atacar a las instituciones. Hay que mejorarlas y no generar más y más burocracia.

Desde Conexión Agro tratamos hace casi 10 años de sumar, no de restar. Y nos hemos equivocado y hemos acertado. Siempre con la convicción de nuestras ideas. Opinamos con total libertad. Nadie nos compra ni nos dicta lo que tenemos que pensar y decir. Y no somos imbéciles. Insultos que hemos recibido en las redes por parte de algunos trolls a los cuales le hemos dado la oportunidad de hablar y como piensan distinto, parece que el debate les cae mal al hígado. Nosotros ponemos la voz, la cara y la palabra.

Compartirlo:

Sobre el Autor

Artículos Relacionados