sábado 30 mayo, 2020 - 3:07 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Aquí y ahora. Así está plantado el vino argentino frente al Coronavirus

Solicitud de inclusión de la cadena vitivinícola en el Programa de Asistencia de Emergencia al trabajo y la producción

Informe sectorial para comprender donde está parado el sector vitivinícola frente a la pandemia del Covid – 19

Enlace directo al documento: Informe COVIAR Vino

De acuerdo a lo solicitado por la Corporación Vitivinícola Argentina en relación la inclusión de la cadena vitivinícola en el Programa de Asistencia de Emergencia al trabajo y la producción, a requerimiento del Ministerio de Producción se presenta el siguiente informe en el que se detalla la caída en ventas registrada a raíz de la situación de emergencia.
La presentación se encuentra bajo el Expediente N° EX-2020-26454187-APN-JGM.

Cadena vitivinícola.
Argentina tiene 223.000 hectáreas de vid, distribuidas en 18 provincias. Genera de manera directa e indirecta 385.000 puestos de trabajo y está compuesta por más de
17.00 productores – el 95% de los productores poseen menos de 50 hectáreas – y más de 1.000 establecimientos vitivinícolas.

Impacto en el mercado interno.

Alrededor del 80% del vino producido en el año se vende en el mercado interno: en 2019 se comercializaron alrededor de 900.000.00 de litros y 7 de cada 10 hogares compran vino al menos una vez al año y la mitad de los argentinos mayores de 18 años lo consumen habitualmente.
La caída del consumo de vino estimada en marzo de 2020 respecto al mismo mes del año anterior rondaría el -30% debido a la reducción de un 5% aproximadamente en la venta en los canales tradicionales (supermercados, almacenes, autoservicios) que representa aproximadamente el 70% del consumo, a lo que se suma la disminución a cero en el canal “botella abierta” (restaurantes, bares, hoteles) junto con el canal “enoturismo” y vinotecas, las cuales también se han visto ampliamente afectadas en la comercialización. Estos últimos representa el 30% restante del consumo.
Esto configura un panorama de caída en la comercialización de vino en Argentina que estaría rondando el -30% en el mes de abril de 2020 respecto al mismo mes del año anterior.
* Consumo masivo.
Datos de venta de productos consumo masivo del mes de marzo de 2020 en relación a marzo de 2019, señalan un crecimiento de 16%, en volumen, este valor cuando se abre la categoría señala una dispersión muy importante pasando de segmentos con un crecimiento mayor al 40% como en el caso de productos de limpieza y hogar o alimentos secos con +33%.
Del otro lado, la caída en bebidas con alcohol es 4,5% que se componen de una disminución de 2,8% en cerveza y 4,7% en vino.
Hay que agregar además, que el consumo de vino en el hogar significa el 70% del consumo.

* Restaurantes, bares y hoteles.

Quienes tenían sus principales ventas centradas en el mercado local abasteciendo restaurantes, cantinas, bares y vinerías, han sufrido un corte en esta cadena de distribución debido al cierre de las mismas con motivo del aislamiento social preventivo y obligatorio,
Como se señaló previamente, el consumo de vino en el hogar es aproximadamente el 70% del total, por lo cual el 30% restante se demanda en restaurantes, bares, hoteles y espacios de “botella abierta”, en este canal la caída de ventas ha sido estrepitosa llegando prácticamente ser nula ya que el consumo de vino es propiamente en el restaurante (no hay delivery de vino junto con la comida).
Referencias del sector privado marcan caídas de -50%/60% en marzo 2020 en relación a marzo 2019 y -85%/90% en la comparación de los meses de abril de ambos años.

* Afectación del turismo vitivinícola.
La situación del turismo vitivinícola es crítica dado que los niveles de facturación se ha reducido a cero y seguramente será una de las últimas actividades que pueden retomar el trabajo con normalidad.
En la actualidad el sector se encuentra con:
* Disminución a cero de los pasajeros.
* Cierre de hoteles.
* Cancelación de vuelos hasta nuevo aviso.
* Cancelación masiva de reservas.
* Reprogramación de reservas con fecha incierta.
* Reprogramación de eventos.
* Cierre de fronteras.

Fuentes del sector visualizan para los próximos meses:
* Levantamiento progresivo de las restricciones a movilizarse.
* Inicio de las operaciones de transporte.
* Regreso paulatino de los turistas.
* Recuperación de la oferta turística de los prestadores.
* Gobiernos invirtiendo en la recuperación de turistas.
* Reconfiguración de la forma de elegir destino turístico. Nuevos indicadores para decidir. Nueva propuesta de valor.
En Argentina1 existe un total de 245 bodegas abiertas al turismo, de las cuales 165 se encuentran en la región centro-oeste, 44 en la región noroeste y 36 en la nueva región. Mendoza cuenta con 145 bodegas con apertura turística.
La cantidad de enoturistas durante 2017 fue de 1.647.081. El 74% responde a visitantes de la región Centro-Oeste (Mendoza, San Juan y Neuquén), el 17% a las provincias del Norte (Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja y Catamarca) y el 9% a las provincias de las nueva región vitivinícola (Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, Río Negro y Chubut).
En cuanto a los servicios ofrecidos por las bodegas con apertura turística, se puede observar: visita a bodegas 95%, Visita a Viñedos 74%, Wine Shop 72%, Eventos externos 63%, Gastronomía 46%, Wine Bar 33%, Cosecha 34%, Poda 53%, Sala de
Arte 21%, Museo 16%, Auditorio 12% y Alojamiento 15%.
En cuanto al empleo, el enoturismo en la Argentina representa 872 puestos permanentes y 351 empleos transitorios, de los cuales 78% es representado por mujeres en el staff permanente. El 54% del total lo representan mujeres responsables del área, mientras que el 39% del total son profesionales; 50% son empleados locales y el 14% posee menos de 25 años, mientras que el 11% del total de empleados de la bodega pertenecen al área de turismo.

* Estructura socioeconómica.

La relación entre el vino y el nivel socioeconómico de los hogares argentinos donde se consume, lo muestra como un producto transversal, con una estructura de consumo que replica la estructura social.
La dinámica competitiva es claramente masiva y transversal. Por ello, la afectación generalizada por la crisis actual en todos los niveles socioeconómicos impacta en toda la cadena vitivinícola.
La clase baja representa el 15%, aproximadamente, de la población argentina, a la vez que el volumen de vino básico despachado al mercado fue de 12%. La clase baja superior y la clase media, propiamente dicha, sumaron poco más del 60% de la población, un valor que se condijo con las ventas de vinos de gama intermedia. Finalmente, la proporción del 25% restante de la población es un valor similar a casi el 20% de las ventas de vinos de media-alta gama.

1 Los datos que se presentan a continuación corresponde al Plan Operativo de Turismo del Vino: “Argentina Tierra de Vinos” (2017), según resultados preliminares del Observatorio de Enoturismo.

Diversidad de empresas.
La cadena es diversa, con empresas de todo tipo que además de la producción uva y la elaboración de vino, producen jugo concentrado de uva, uva en fresco, pasas de uva y brindan servicios de turismo vitivinícola.
La diversidad es territorial puesto que desde Jujuy a Chubut y desde Mendoza a Buenos Aires es posible encontrar establecimientos vitivinícolas.

ESTABLECIMIENTOS ELABORADORES: 824
Participación en el total país de establecimientos fraccionadores

PROVINCIA CANT. ESTABLECIMIENTOS PART.%
MENDOZA 580 70% SAN JUAN 116 14% SALTA 39 5% RIO NEGRO 23 3% CATAMARCA 18 2% LA RIOJA 16 2% CORDOBA 10 1% BUENOS AIRES 8 1% NEUQUÉN 7 1% TUCUMAN 6 1% ENTRE RIOS 3 0% JUJUY 3 0% SAN LUIS 3 0% CHUBUT 2 0% LA PAMPA 2 0%
Total general 824 100%
Observatorio Vitivinícola Argentino en base a datos PEVI 2017, fuente Coviar

En términos de volumen también se observa diversidad coexistiendo empresas grandes y chicas.
Alrededor del 70% de los establecimientos elaboradores de vino producen menos de
1.000.000 de litros, éstas empresas aportan el 10% del volumen total de vino2 al tiempo que los elaboradores más grandes que producen más de 10.000.000 de litros son el 3% del total de establecimientos y aportan el 40% del total elaborado.
Los establecimientos medianos significan el 50% de la elaboración total.

2 Dato 2017.

ESTABLECIMIENTOS ELABORADORES: 824
Participación según tamaño

GRANDE mayor a 100.000 HL MEDIANO entre 10.001 HL y 99.999 HL PEQUEÑO menor a 10.000 HL

Participación en la cantidad total de establecimientos

MEDIANO 29%

Participación en la cantidad total de hectólitros fraccionados

MEDIANO 50%

PEQUEÑO 68%

PEQUEÑO 11%

GRANDE 3%

GRANDE 39%

Elaboración Observatorio Vitivinícola Argentino en base a datos PEVI 2017, fuente Coviar

En el caso de las exportadores, la diversidad también es notoria. En 2017 se registraban 464 establecimientos exportadores de vino, alrededor del 90% de los establecimientos exportadores de vino exportan menos de 1.000.000 de litros, éstas empresas aportan el 15% del volumen total de vino al tiempo que los elaboradores más grandes que exportan más de 10.000.000 de litros son el 1% del total de establecimientos y aportan el 40% del total exportado.
Los establecimientos medianos significan el 45% de la elaboración total.

ESTABLECIMIENTOS EXPORTADORES: 464
Participación según tamaño

GRANDE mayor a 100.000 HL MEDIANO entre 10.001 HL y 99.999 HL PEQUEÑO menor a 10.000 HL

Participación en la cantidad total de establecimientos

MEDIANO 8%

Participación en la cantidad total de hectólitros fraccionados

MEDIANO 46%

PEQUEÑO 91%

PEQUEÑO 16%

GRANDE 1%

GRANDE 39%

Elaboración Observatorio Vitivinícola Argentino en base a datos PEVI 2017, fuente Coviar

Caída en los mercados externos.
La evolución de las exportaciones de los vinos fraccionados y espumantes durante la segunda quincena de marzo, momento a partir del cual comenzó el aislamiento social obligatorio en nuestro país, y comparándolas respecto a los mismos días del año anterior, se observa una caída del orden del 21% en valores FOB, mientras que en volumen este porcentaje se ubica en torno al 19,4%.
A nivel general, en 2019 la cadena vitivinícola exportó alrededor de 300 millones de litros de vino. También se comercializaron en el año 140.000 toneladas de jugo de uva,
36.00 toneladas de pasa y 7.000 toneladas de uva en fresco. Estos valores señalan que, en promedio, 1 de cada 3 kilos de uva producidos en Argentina tiene como destino el mercado internacional.
Dada esta internacionalización de la vitivinicultura argentina, y la afectación de la economía y el comercio mundial debido al Covid-19, esto está impactando e impactará muy fuertemente en el corto plazo sobre las ventas en el exterior.
Al considerar las exportaciones de vino fraccionado, durante los primeros tres meses del año las exportaciones mostraban una tendencia creciente tanto en volumen como en valor respecto al año anterior.
Evolución de las Exportaciones Argentina en valor3
Evolución de las Exportaciones Argentina en volumen

3 Fuente: Observatorio Vitivinícola Argentino.

Sin embargo, si consideramos la evolución de las exportaciones de los vinos fraccionados y espumantes durante la segunda quincena de marzo, momento a partir del cual comenzó el aislamiento social obligatorio en nuestro país, y comparándolas respecto a los mismos días del año anterior, se observa una caída del orden del 21% en valores FOB, mientras que en volumen este porcentaje se ubica en torno al 19,4%.
Respecto de los principales mercados destino de las exportaciones, al comparar la dinámica del reciente mes de marzo pasado frente a al mismo periodo del año anterior, se destaca en términos de volumen para los primeros once países de destino de las exportaciones, una reducción del volumen de más del 63% en promedio, siendo México, Suiza, Brasil, Canadá y Estados Unidos los que superaron el promedio después de China que registró una contracción del 76% en volumen, superando ampliamente al promedio.
Es oportuno señalar que las exportaciones registradas obedecían a contratos firmados, por lo cual se espera que como consecuencia de la pandemia por la que atraviesa el mundo, el sector externo muestre resultados aún más contractivos durante el mes en curso y los subsiguientes.
La consulta a fuentes privadas señalan que para el 2020 se espera una caída de alrededor de 30% a 40% para la venta de vino fraccionado a lo largo de 2020 en relación al año anterior.
Asimismo, la cadena de pago del sector externo a comenzaron a ralentizarse, extendiéndose las cobranzas en el tiempo y generando desfasajes y mayores costos financieros para las empresas locales, lo cual agrava aún más la situación económica de las mismas.
Además, seguramente aumentarán los requisitos y exigencias legales, regulatorias y políticas nacionales, lo cual impactará negativamente en los costos de exportación.
Adicionalmente, quienes tenían pedidos de compras desde el exterior, no han podido cumplir en tiempo con dichos pedidos, debido a que el abastecimiento local de insumos y la logística en general se han visto comprometidos, situación fáctica contemplada en el artículo 1730 cc y ss del Código Civil y Comercial de la Nación al hablar de los casos de fuerza mayor o caso fortuito (imposibilidad de cumplimiento) que hoy está sufriendo la actividad vitivinícola, al menos, temporariamente.

Actividades a incluir.
Las actividades de la cadena vitivinícola a incluir en el Programa de Asistencia de Emergencia al trabajo y la producción, de acuerdo al Nomenclador de Actividades Económicas de AFIP son las siguientes:
* 12110 Cultivo de vid para vinificar.
* 12121 Cultivo de uva de mesa.
* 103020 Elaboración de jugos naturales y sus concentrados, de frutas, hortalizas y legumbres.
* 103099 Elaboración de frutas deshidratadas o desecadas; preparación n.c.p. de frutas.
* 110211 Elaboración de mosto.
* 110212 Elaboración de vinos.

Sobre el Autor

Artículos Relacionados