jueves 24 septiembre, 2020 - 12:45 pm

  • Instagram
Ultimas noticias:

Sigue el fuego cruzado en el mundo vitivinícola argentino

Desde hace varios días venimos reflejando nuevas batallas en la guerra desatada el año pasado entre Bodegas de Argentina y la Coviar. Fueron muchas idas y vueltas en donde nuestra posición ya fue fijada en numerosas oportunidades.

La escalada volvió con un pedido de Bodegas al auditor externo de Coviar un informe detallado de gastos, en donde pone en duda la forma en que se utilizaron fondos de la Corporación.

La Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, a través de una nota firmada por el Presidente de Acovi, Eduardo Sancho, salió a responderle en duros términos el reclamo.

Habla Sancho de «términos agraviantes»,  «mentiras», «desestabilizaciones institucionales» y «de dejar de lado los intereses particulares para buscar soluciones sectoriales»

A continuación el texto completo de la carta de Eduardo Sancho a Patricia Ortiz.

«De mi consideración me dirijo a Ud. con motivo de los términos agraviantes del pedido de informe que solicita al auditor externo respecto de las erogaciones correspondientes a los gastos “vinculados al posicionamiento de Coviar en Buenos Aires”, y “lanzamiento del PEVI 2030”.

Al respecto nos parece improcedente el modo con el cual Bodegas de Argentina viene arrogándose en nombre de la “mayor parte de la vitivinicultura”, lo que no es cierto, con el objeto de denostar el trabajo en conjunto que con tanto esfuerzo se ha realizado desde todas las entidades que integran COVIAR, pese a las condiciones adversas macroeconómicas que todos conocemos.

Nos llama mucho la atención que luego del trabajo realizado por más de 15 años, y donde todos los proyectos y acciones que se corresponden a los objetivos estratégicos del PEVI fueran aprobados por unanimidad de las entidades que integran COVIAR, entre los cuales estuvo Bodegas de Argentina, sean cuestionados sistemáticamente ahora por su nueva conducción cercenando todo el accionar realizado democráticamente.

Estamos transitando un momento sumamente complejo que exige de una dirigencia comprometida en la búsqueda de soluciones más que de desestabilizaciones institucionales. El sector en su conjunto ve con esperanza el crecimiento de los despachos de mercado externo e interno (en base a los datos oficiales del INV) que ha permitido continuar potenciando nuestros productos en el mundo y recobrando el consumo del vino en la dieta de diaria de los argentinos, y permitiendo acercarnos al tan ansiado equilibrio de stocks produciendo un efecto en la recuperación del precio de traslado luego de 4 años de caída constante. En este sentido, se considera que instrumentos que tengan como objetivo la estabilización de los stocks vínicos, como por ejemplo el acuerdo interprovincial Mendoza-San Juan, junto con el proyecto de creación de un Banco de Vinos, permitirán el equilibrio entre la oferta y la demanda sentando las bases para generar las condiciones necesarias para el desarrollo posible de la producción primaria, promoviendo un círculo virtuoso entre rentabilidad, inversión, generación de empleo y crecimiento.

Ante esto y los comunicados vertidos en los medios donde miembros de su entidad pronosticaban una cosecha más elevada en volumen de lo que realmente se contemplaba en los viñedos, junto con la intención de mantener congelados los precios de los vinos de consumo masivo y sumado a una falta de propuestas con visión estratégica a largo plazo, buscando desestabilizar las mesas institucionales de discusión con el fin de concentrar la industria en pocos actores; no hace más que dejar en evidencia su propósito especulativo de no incrementar el precio de traslado con la intención de lograr la rentabilidad a costa del productor y sus familias.

Estamos comenzando un camino de construcción del nuevo PEVI con miras al 2030 y donde nuevamente resaltamos la necesidad de contar con la participación de todos los actores como ya se viene encaminando (producción primaria, mercado interno y externo, enoturismo, etc). La institucionalidad de la vitivinicultura a través COVIAR es esencial para transparentar una abierta coordinación de intereses de la cadena en su conjunto, sumando a los actores del sector público que representan el INTA, el INV y los Ministerios de Economía y Producción de las Provincias.

Es momento de dejar de lado los intereses particulares para buscar soluciones sectoriales que promuevan el crecimiento de nuestra vitivinicultura y contribuyan al bien común de la industria. Por lo tanto, apelamos que por todo lo expuesto revierta su actitud a fin de sumarse a trabajar en la mesa institucional en pos de contribuir para lograr una vitivinicultura integrada y sostenible.

Sin otro particular, la saludo atentamente.»

Nota ACOVI respuesta BA

Sobre el Autor

Artículos Relacionados