lunes 8 agosto, 2022 - 6:43 am

  • Instagram

El Vino Cercano. Un nuevo desafío para la industria y un reto para los consumidores

Por Pablo Pérez Delgado

El Instituto Nacional de Vitivinicultura lanzó formalmente en Mendoza el programa Vino Cercano. Ya había hecho una prueba piloto en la provincia de Río Negro con varias bodegas y lo había anunciado en San Juan en el día del Vino Argentino Bebida Nacional. La modalidad de expendio en envase retornable y en botellones de vidrio o cerámica vidriada de 1,9 a 2,5 litros se podrá comercializar en las bodegas y locales comerciales habilitados para la venta a través de barriles de acero inoxidable a consumidor final.
Hasta aquí la formalidad que cuenta con varias características referidas a la genuinidad, trazabilidad, y certificaciones varias. La primera referencia que aparece en la memoria para muchos de los consultados por E&M son los «jueves de Norton». La tradicional bodega Norton fue una de las que mantuvo la tradición de vender vino suelto por muchos años hasta que hace algún tiempo abandonó la modalidad porque, según habían analizado, ya no podían garantizar las normas de seguridad y calidad requeridas para ese tipo de expendio. Y otro dato. Había caído el interés en este sistema.

Entonces, ¿puede suceder algo bueno ahora? La respuesta en general es si. Por ejemplo, Nicolás Bruno, Gerente de Dante Robino, hacedores de Ping Vino (retornable de litro) dijo «Tenemos que llevar propuestas superadoras al consumidor y sin duda lo va adoptar. Como todas las buenas ideas tienen que ser bien implementadas».

La afirmación generalizada de quienes respondieron es que es positivo el concepto de aumentar el volumen de venta con otro tipo de propuesta. «Mientras más opciones tenga el consumidor siempre es mejor» dice el economista Gustavo Reyes, que se declara lego en esa materia, pero que conoce de números.

El INV quiere que el vino tenga las mismas chances que la cerveza y las gaseosas a traves de la facilitación de nuevos conceptos y modas que puedan convertirse en clásicos. Además, dicen desde el equipo del instituto, no hay que canibalizar a los otros envases; es diversidad.

Diego Polo, de Herencia Wines, afirma que la llegada de Ping Vino de Quilmes lanzó el desafío y obliga a la innovación del sector con el reciclado y lavado de envases. Martín Kaiser, ingeniero agrónomo de Doña Paula, cree que servirá para los vinos de entrada de gama y que puede llegar a remplazar a la damajuana. «En todo caso me parece perfecto que se innove y se busquen alternativas a la botella de 750cc». El objetivo del programa es fidelizar o invitar a los consumidores jóvenes hasta los 40 años, muchas veces alejados del vino y que optan por otras bebidas.

Matías Manzanares, Secretario General de la Asociación de Viñateros de Mendoza celebra que desde el organismo de control se aprueben nuevas formas de ofrecer vino al público. Asegura a E&M que a la gente de las zonas rurales donde se encuentran las bodegas les gusta la idea de ir a comprar vino (suelto) como lo llaman ellos. Pone de resalto que es muy importante no recargar en precio al consumidor final y nunca bajarle la calidad al producto.

A todo esto, desde el gran centro de consumo, la ciudad autónoma de Buenos Aires, el crítico de Vinous y periodista especializado Joaquin Hidalgo declara: «Qué misterio. Supongo que puede andar para Mendoza».

Fernando Musumesi «Musu», el famoso «cuevero» porteño asegura que podría servir para mejorar el consumo aunque sea poco. «Si la cerveza lo usa, ¿por que no nosotros?». Destaca que hay que comunicarlo de manera contundente y para que la gente lo adopte de manera concreta, debe mostrarse como algo sano, controlado de manera efectiva y que no sea solo el hecho de poner una canilla y «dale que va», remata el dueño de Mr. Wines.

El periodista Nicolás Orsini (www.nicolasorsini.com), integrante de Argentina Wine Bloggers le dice a E&M que el Vino Cercano «podría funcionar al estilo el de birra de litro (ahí lo qué pasa es que no hay demasiada oferta de vino “tirado”) pero no lo veo como alternativa al consumo diario. La lata, el bag in box y el tetra ya cumplen esa función, pienso que deberían darle más y mejores oportunidades a esos envases».

Volviendo a Mendoza, el bodeguero Sharbel Morcos cree que servirá para los vinos de entrada pero no para la alta gama. Destaca que se perdió una buena oportunidad con el Bag in Box, que quedó asociado, muchas veces, a un Tetra de gran tamaño y no a la calidad del contenido y la practicidad del envase.

Párrafo aparte para el BiB. Durante la gestión de Guillermo Garcia al frente del INV, se pudo en marcha un plan de incentivo y difusión del vino en este envase. El programa fue dado de baja durante el mandato de Carlos Tizio Meyer. También es bueno dimensionar que el Instituto tiene un rol fiscalizador, más que de promoción del vino. Sin embargo, las buenas ideas, más allá de que tengan éxito o no, deben ser apoyadas.

Más experiencias de vino cercano desde Colonia Caroya, en Córdoba. Gaby Campana, enólogo de Terra Camiare dice que si esto sirve para mejorar la situación, es bienvenido. Reconoce que el vino tirado ya es una realidad en esa bodega, pero nunca funcionó del todo. Promete desarrollarlo en 2022 con más fuerza. Promete que «volverán las lavadoras de botellas».

Vinotecas como el Bodegón de la Sexta y Tradición Vinos de la ciudad de Mendoza ven al Vinos Cercano como algo positivo. Oscar Barrera, dueño del Bodegón afirma: «Todo depende de que costos se manejen.Y me parece que el mayor problema va a estar en las condiciones que venga el envase para su rellenado».

Rodolfo Vargas Arizu, de larga trayectoria vitivinícola, dice que todas las formas de vender vinos son buenas. Y habla del mentado tinto de verano de España, que es vino tinto con lima limón tirado como la cerveza y es muy masivo. Remarca que el tema de las «regulaciones» complica todo. Y destaca: «hay que dejar vender y que el Prestigio de la Bodega sea el que custodie la calidad de los vinos. Libertad, Libertad, Libertad».

En el otro lado está la enóloga de Finca Sofenia, Julia Halupzok, que no se muestra muy proclive con el sistema y dice: «me cuesta creer que se vaya a imponer. Todo lo que ayude a aumentar el consumo y la crisis del vidrio es bienvenido, pero en este caso la logística en algunas bodegas la veo complicada. Primero, en lo personal, no le tengo confianza a la reutilización de envases por más bien sanitizados que estén y por otro, la gestión de volúmenes en bodega requiere también una logística extra».

Si bien son varios los escépticos, es verdad que también son muchos los que compraron números para este sorteo.

Rafael Miranda, enólogo de Trivento, dice que puede haber más rechazo en las bodegas que en los expendedores. «Ojalá que se dé y se convierta en la nueva damajuana».

El INV quiere tentar a los más jóvenes y que florezcan los patios de vino, incluso que sirva para que se fomente la distribución de los envases de acero inoxidable a otras provincias, al igual que la industria cervecera. Se busca recuperar los litros perdidos en manos de otras bebidas, como el fernet, las gaseosas y las saborizadas. El instituto avanza sobre el desarrollo de la vieja y querida sangría y de vinos con menor graduación alcohólica.

El desafío está lanzado y hay esperanza de que pase de la moda a la habitualidad y se convierta en una nueva forma de llevar el vino a la mesa de los argentinos.

Sobre el Autor

Artículos Relacionados